Maquillaje decorativo y profesional: Principales aspectos a tener en cuenta

Califica este post

Hay muchas personas que, a diario, usan el maquillaje como una propia extensión de sí mismos, de su personalidad y de sus expresiones. Por lo que realizan rutinas de maquillaje y de arreglo de sus rostros con mucha frecuencia, y es posible que hayan perfeccionado ciertas técnicas que tienen un cierto toque profesional en lo que respecta a los resultados que hayan podido obtener.

Sin embargo, el maquillaje profesional, que realmente aplica técnicas complejas para conseguir resultados específicos, es mucho más desarrollado que las técnicas clásicas y, para poder aprenderlo correctamente, es indispensable realizar un buen curso de maquillaje. Así como también es fundamental contar con elementos de trabajo de primera categoría que puedan lograr resultados mucho más específicos.

Por lo tanto, si quieren aprender cuáles son las principales diferencias entre un tipo de maquillaje y el otro y cómo pueden aprender a realizar trabajos con un enfoque mucho más profesional. A continuación, les vamos a brindar algunas claves que deberían tener en cuenta y que pueden ayudarlos considerablemente, según cuáles sean sus intereses.

En qué consiste el maquillaje decorativo

En concreto, la función principal de cualquier tipo de maquillaje decorativo es poder retocar zonas específicas del cuerpo a fin de dar un mejor color, ajustar la tonalidad o disimular algunas imperfecciones que pueda mostrar. Por lo que se podría decir que es, más bien un recubrimiento complementario que funciona en conjunto con el resto de las partes que conforman un atuendo de una persona.

Así como también es de un tipo mucho más simple, ya que no resulta tan invasivo ni tan cargado como otras técnicas u otros tipos de maquillajes. Por lo que puede usarse a diario al salir a la calle, al ir al trabajo o al estar en actividades sociales.

Según el tipo de actividad que deseen realizar, se recomiendan algunas técnicas específicas de maquillaje decorativo a fin de tener una mayor comodidad y para poder tener una mayor duración del maquillaje sobre el cuerpo. Algunas de las principales técnicas son las que comentaremos a continuación.

Maquillaje de día

Para el maquillaje de día se priorizan los tonos claros y se prefiere no usar mucho rímel ni mucho labial. De esta manera, con la acumulación de grasa facial o con el transcurso del tiempo y, muchas veces, en una estación calurosa, con la transpiración, se evita que se corra el maquillaje o que se vea mucho peor que al inicio y, por lo tanto, se evita que su función sea contraproducente.

Maquillaje ligero

Al igual que el maquillaje de día a día, este tipo de maquillaje prioriza la simpleza y la poca cantidad de productos sobre el rostro. Es por este motivo que, por lo general, si se usa una base, se recomienda que sea ligera y que no se note como una capa muy gruesa sobre la piel.

Asimismo, también se recomienda que el labial sea de un color claro, como rosado o coral o incluso transparente. Y, si se usa rímel, este debería ser apenas sobre el contorno interior del ojo y sin demasiada sombra, ya que podría correrse con el transcurso del tiempo.

Maquillaje de noche

Este tipo de maquillaje no llega a ser profesional, pero sí implica un trabajo más profundo y específico. Además, en lo que respecta a la cantidad de maquillaje que se puede utilizar, también la cantidad es mayor, ya que, con una iluminación más reducida, se busca resaltar las formas del rostro.

A fin de conseguir estos resultados, se recomienda que usen colores que resalten, como el violeta o el rojo, que son más estridentes. Asimismo, también las sombras son muy recomendables, en conjunto con un rímel bien delineado y con un labial de un color que se asocie con la pasión, como el rojo o como el rosado intenso.

En qué consiste el maquillaje profesional

Como ya lo mencionamos, el primer factor que distingue a este tipo de maquillaje es que de debe realizar un curso de maquillaje a fin de aprender a trabajar con él. Así como también es muy importante que cuenten con maquillaje de mejor calidad y con utensilios de trabajo mucho más específicos.

A su vez, también hay diversos tipos de maquillaje profesional, según la finalidad que se busque y según el entorno de trabajo en el que se encuentren. Por lo que deben considerar también este aspecto a fin de elegir el tipo de área en la que preferirían trabajar. Algunos de los más importantes son los siguientes:

Maquillaje para fotos

En las sesiones de fotos, según el tipo de resultados que se desee obtener, se emplearán diversas técnicas de iluminación y diversas escenografías específicas. Es por este motivo que se recomienda que el maquillaje sea un poco más cargado, con sombras que puedan generar una buena definición de las facciones del rostro. Pero debe ser de base seca a fin de que no brille con la luz artificial directa.

Maquillaje para fiestas

Las fiestas son una ocasión única y especial en la que todos quieren verse de la mejor manera posible. Es en estas circunstancias que el trabajo de un maquillador o de una maquilladora es fundamental para lograr un efecto armonioso con el outfit específico de la persona y con sus facciones.

Maquillaje para la televisión

La forma de trabajar en la televisión implica muchos códigos y técnicas estéticas específicas que deben ser realizadas con gran profesionalidad. De esta manera, pueden conseguir que sean mejor tomados los rostros por parte de la cámara. Así como también, si se trata de maquillaje FX, pueden conseguir resultados más realistas para emular los efectos y los personajes que quieren representar.

Por lo tanto, en conclusión, si quieren trabajar en el rubro del maquillaje profesional, hay muchas técnicas que tienen que aprender y poner en práctica, a fin de conseguir los resultados específicos que esperan. Así como también es fundamental que realicen capacitaciones constantes a fin de perfeccionar mejor sus técnicas y para aprender a usar las nuevas herramientas que surjan al mercado.

Leave a Comment

Your email address will not be published.